miércoles

Invertir en Capital Riesgo

La inversión en Capital Riesgo ofrece grandes expectativas de beneficios por eso debemos tener presente como invertir en capital riesgo y conocer algunos elementos clave que son muy útiles a la hora de realizar este tipo de inversiones.

En principio para saber cómo invertir en Capital Riesgo hay que tener claro que la actividad de las empresas que se dedican a esto en principio están compuestas de tres etapas bien diferenciadas.

En primer lugar la primera etapa consistiría en la compra de compañías que son susceptibles de ser mejoradas y gestionadas de manera mucho más eficaz.

En segundo lugar es una empresa que hay que transformarla, debe ser convertida en una compañía mucho mejor y que tenga un valor mucho más alto en el mercado, para ello se pondrán en práctica acciones que mejorarán su gestión.

En tercer lugar, esta etapa consiste en la venta de la compañía a un precio mucho mayor al que se ha comprado antes de haber realizado cambios en ella. Hemos convertido la empresa en una compañía mucho más valiosa de lo que lo era en un principio y por ello podemos pedir más dinero por cada participación.

Estas son las principales etapas que hay que tener en cuenta, sobre todo aquellos que están preguntando cómo invertir en Capital Riesgo, es precisó tener presente que este ciclo puede tener una duración de entre 3 y 6 años, pero cada caso es especial y tiene sus propias particularidades, de hecho las cifras que podamos encontrar por ahí nos servirán únicamente de orientación breve.

Los inversores que se preguntan cómo invertir en Capital Riesgo deben saber que la etapa más importante sería la transformación de la compañía, sin quitarle valor al hecho de tener la habilidad de comprar bastante barato y poder vender después a un precio superior.

Para saber invertir en Capital Riesgo es preciso tener presente que la empresa que se dedica a este tipo de inversiones no tiene interés en la compra de compañías que sean eficientes y que tenga una buena gestión, ya que los principales beneficios van a ser obtenidos mediante la transformación y en el caso de tratarse de una empresa que esté bien desarrollada y su gestión sea eficiente, el margen que vamos a tener para introducir mejoras va ser muy reducido.

Si se desea obtener información sobre cómo invertir en Capital Riesgo, atentos a este dato; las compañías que son mal gestionadas tienen una evidencia a grosso modo, se puede ver que hay mucho trabajo por hacer, por doquier a donde miremos y es posible realizar muchas transformaciones que optimicen el valor de la compañía, por ello es que resultan ser productos con mucho potencial para las compañías que se dedican a la inversión en Capital Riesgo.

Aun así, en estos consejos sobre cómo invertir en Capital Riesgo tenemos que incluir a otro tipo de compañías que tienen una buena gestión pero que también resultan atractivas para la inversión; se trata de empresas que tienen amplias aptitudes para ser mejoradas. Son firmas bien gestionadas y que están obteniendo ganancias pero aún así, podrían dar un enorme salto por diversas razones. Estas compañías podrían continuar operando y produciendo resultados positivos a sus propietarios de manera continua pero también tienen aptitudes para poder ser optimizadas de manera que sus beneficios se incrementen enormemente, y por ende su valor total.

Por poner un ejemplo, podríamos proponer una empresa como pudiera ser una tienda de informática que obtiene beneficios de unos 100.000 euros al año y ésta estaría emplazada en un local cuyo valor se situaría en 1 millón de euros. Nos encontramos con que esta tienda podría continuar su funcionamiento de la misma manera en que la tenemos, aunque una empresa de capital riesgo podría comprar las acciones o comprarla totalmente y efectuar en ella una serie de cambios que serían los siguientes: en primer lugar sería la venta del local por 1 millón de euros y continuar en el mismo por un alquiler, supongamos que se pagan 50.000 euros de alquiler anuales a la persona que ha adquirido ese local. Este nuevo dueño consigue unos beneficios del 5% debidos al alquiler.

En segundo lugar se podrían montar cinco nuevas tiendas de informática que sean muy parecidas a la primera, vamos a poner que la instalación de cada tienda tendrá un coste de unos 200.000 euros, podemos alquilar los nuevos locales también.

En este ejemplo sobre cómo invertir en capital riesgo podemos ver que los beneficios que obtenemos con estas transformaciones en la tienda de informática son muy notables, porque en principio la tienda original, que la teníamos en propiedad, tenía unos gastos de mantenimiento elevados, como eran por ejemplo la comunidad de vecinos, el pago del IBI, deramas, seguros, etc. al estar en una situación de alquiler los gastos han disminuido notablemente, de hecho podemos observar que de los 5000 euros es posible ver que al pasar a estar en situación de alquiler los gastos derivados del local aumentan 45.000 euros, lo que viene siendo 50.000 euros de alquiler quitando 5000 euros de gastos, por lo tanto los beneficios de aquella tienda se reducían de los 100.000 euros que daba al año a unos 55.000 euros anuales. En este caso la empresa después de haber realizado la transformación tiene seis nuevas tiendas, cada una obtiene 55.000 euros, por lo tanto los nuevos beneficios totales de la compañía son de 330.000 euros, mucho más que los 100.000 euros de la primera empresa.

Este es un ejemplo representativo sobre cómo invertir en Capital Riesgo, como vemos el hecho de tener seis tiendas en lugar de una también nos da nuevas posibilidades para obtener precios mejores por parte de los proveedores, los gastos generales pueden ser compartidos, etc. todo ello viene a derivar en un ahorro por tienda de unos 10.000 euros anuales, por ello es que los rendimientos de esta nueva empresa se han incrementado en 60.000 euros y ahora son de 390.000.

En este ejemplo para ver cómo podemos invertir en capital riesgo, observamos que la empresa originaria ha conseguido aumentar los beneficios y multiplicarlos por cuatro, pasando de 100.000 euros a estos 390.000, por lo tanto el valor que tiene la compañía ha aumentado y la empresa de capital riesgo puede ahora ponerla a la venta consiguiendo unas ganancias superiores. Con estos nuevos rendimientos tendría la posibilidad de poner en marcha dos nuevas tiendas durante el año sin tener que hacer uso de otras fuentes de financiación exteriores y por lo tanto continuará creciendo. En el caso de utilizar fuentes de financiación externas también es posible montar nuevas tiendas y de este modo obtener un crecimiento rápido, incrementando por supuesto, el riesgo de la compañía.

Vemos cómo invertir en Capital Riesgo gracias a ejemplos sencillos como este, ya que la empresa original obtenía ganancias y podría haber continuado tal y como se encontraba, pero tenía posibilidades de ser mejorada y optimizada convirtiéndose en una empresa mayor, con mayores rendimientos y que tiene prospecciones de crecimiento en el futuro.

Debemos remarcar que en este ejemplo sobre cómo invertir en capital riesgo, no hemos utilizado fuentes de financiación externas. Por lo general las empresas de Capital Riesgo recurren a créditos que muchísimas ocasiones.

Como conclusión, para iniciar un proyecto empresarial de capital riesgo, únicamente necesitamos tener actitudes que nos permitan obtener financiación para luego invertir y poder comprar total o parcialmente una compañía que sea susceptible de introducir mejoras que incrementen en gran medida su valor total.